Ayuda
Cada raza dispone de una página que le es dedicada, y en la que puedes encontrar mucha información, por ejemplo:
- un pequeño texto de presentación para saber más de esta raza;
- las características de esta raza en Horzer;
- la capacidad estándar de los caballos de esta raza;
- los mantos diponibles para esta raza;
- los mejores criadores de esta raza;
- las mejores ganaderías de esta raza;
- estadísticas sobre los caballos de esta raza;
- caballos de esta raza: los mejores caballos en términos de capacidad, de nivel, aquellos que consiquieron una estrella de progreso , aquellos que están en venta...

La página de una raza tiene además distintos elementos comunitarios, entre otros:
- los jugadores a los que les gusta esta raza;
- los grupos que hablan de esta raza;
- las fotos;
- las discusiones relativas a esta raza en los foros.
La comparación entre la capacidad de los mejores caballos de una raza y la capacidad estándar de esta raza permite medir su progreso: cuanto mayor es la diferencia, estará en un grado más avanzado en el juego.

Pueden existir grandes diferencias de progreso entre las razas, especialmente en función del número de criadores que tienen caballos y ganaderías de esta raza.
 Mostrar siempre la ayuda
   
   

Menorquin

Nombre de origen : Pura raza menorquín
Menorquin - manto 51
Llegado de las Baleares como lo indica su nombre, el Menorquin es un caballo cuyo origen se remonta al siglo XVI. Ágil y enérgico, ha estado por mucho tiempo en el centro de las justas y de las fiestas tradicionales organizadas en estas islas catalanas.

Este caballo más bien rústico es de hecho muy polivalente: el Menorquin es conveniente tanto para el paseo como para el adiestramiento, para los trabajos agrícolas o también para el salto de obstáculos.



Presentación
Estadísticas

Raza : 


pagination_id 19
Menorquin - manto 51

 Nota promedio: (1 notas)
 Ponerle nota a este manto:
 
OK

 52 caballos han recibido este manto.
 
El Pura Raza Menorquín es un caballo muy antiguo. Ya en la Edad Media el rey Jaime II obligaba a los caballeros de la isla a tener un equino rápido y siempre preparado para las batallas. Pese a ello no es hasta 1988 cuando se aprueba el primer estándar racial y en 2006 se aprueba el libro. Desde entonces los criadores han puesto grandes dosis de tiempo, dinero e ilusión en potenciar la raza. En 2006 apenas había 600 ejemplares, ahora hay más de 3000. Aunque el 80% se encuentran en Baleares hay un buen porcentaje repartidos por todo el globo. Un buen ejemplo es la yeguada Menorca Horses en Holanda. A día de hoy el menorquín se usa para ocio, en las fiestas de Sant Joan y en la doma clásica con muy buenos resultados (destacando los ejemplares 'Salvatge' y 'Solitari TB')

Menorca siempre ha sido tierra de caballos. Durante la Edad Media Menorca estaba plagada de caballos para asegurar un ejército potente que pudiese hacer frente a cualquier invasión. Posteriormente, muchos menorquines se beneficiaron de las ayudas que otorgaba la Administración por tener y cuidar un caballo. Pero no son sólo cuestiones bélicas o económicas, los menorquines adoran a sus caballos y se sienten orgullosos de ellos. Menorca tiene la mayor densidad de Europa de caballos por kilómetro cuadrado, mucho mayor que regiones de países históricamente criadores de caballos de Alemania, Francia o Bélgica.

El caballo Pura Raza Menorquín (PRMe) destaca por su color negro. Todos los caballos menorquines son de esta preciosa capa, además hay pocas manchas blancas que están admitidas dentro de la raza. Su aspecto es el de un caballo barroco, muy parecido al Pura Raza Español (PRE) aunque también mucho más ligero. No presenta un campaneo tan pronunciado como el Pura Raza Español, teniendo un trote más plano y algo peor y su galope es más elástico. Pese a ser una raza pequeña el Pura Raza Menorquín (PRMe) nunca llegó a estar en peligro de extinción, pues el pueblo menorquín se ha volcado en su cría durante siglos. En la actualidad la tradición sigue siendo la actividad más importante para los caballos menorquines, destacando las fiestas que se celebran en las distintas localidades durante el verano donde los caballos menorquines son los protagonistas. Ataviados con los trajes tradicionales tanto caballo como jinete elaboran levadas entre la multitud que, por tradición y buscando la suerte, tienen que tocar a estos negros ejemplares mientras el caballo se encuentra a dos manos. Aunque parece una tradición peligrosa el buen carácter del menorquín así como su capacidad para la doma y las habilidades de los jinetes hacen que sea muy difícil ver accidentes en estos festejos.

En los últimos años los criadores de menorquines están buscando ejemplares de más calidad. El menorquín puede considerarse una raza que busca la calidad antes que la cantidad. Muchos ganaderos colocan a sus ejemplares en competiciones de doma clásica. En el Campeonato de Baleares de Doma Clásica de 2012, Solitari TB, un menorquín, consiguió el oro absoluto. Son frecuentes los caballos menorquines en las pistas baleares y siempre consiguen buenos resultados. Poco a poco, además, el menorquín cruza el mar y compite en la península. Son comunes ya los menorquines en las pruebas de doma clásica del Ciclo de Selección de Caballos Jóvenes (PSCJ)

Gracias a su vistosa capa, su buen carácter, su habilidad para la doma y su aspecto los menorquines son caballos muy apreciados fuera de España. Hay ejemplares en países como Alemania, Holanda, Italia o Dinamarca; siendo una buena elección para un jinete ocasional o amateur que busca un caballo bello, armónico, habilidoso y fácil. No obstante el menorquín también es un caballo con carácter, durante siglos fue criado para la guerra y eso le hace ser un equino noble y leal pero con una chispa indispensable tanto para ganar una batalla como para ganar una competición.

La fecha de referencia para todo amante y criador del caballo menorquín se sitúa en mayo, concretamente en las primeras semanas. Es durante esos días cuando se celebra en Es Mercadal, en Menorca, el Campeonato Anual de la raza. En este campeonato los mejores caballos luchan por conseguir los diferentes premios. Existen pruebas tanto de funcionalidad (montadas) como de morfología. Además no sólo los caballos consiguen premios, los ganaderos y propietarios también ven recompensados sus esfuerzos.

El Pura Raza Menorquín es un caballo siempre de capa negra, mediolíneo o larguilíneo de una alzada no especialmente grande, entre 1,50m y 1,60m aunque existen sementales que superan el 1,70m. Sus crines y cola son abundantes y rizadas. Tiene un aspecto barroco refinado, con una caja bien marcada, espaldas fuertes y musculosas, extremidades finas pero fuertes, cuello de inserción alta, grueso pero armonioso y cabeza convexa o de carnero. Destacan por sus movimientos armoniosos y su habilidad para las disciplinas de doma.

La consanguinidad dentro del menorquín es alta. Existen pocas líneas en la actualidad y las mejores están siendo explotadas en exceso. Casi todos los caballos proceden de cuatro o cinco sementales. A esto hay que sumarle la poca información que se tiene sobre los antecedentes de la raza, siendo casi imposible establecer orígenes de caballos nacidos antes de los años 80.
Pese a ello es justo alabar y reconocer la labor llevada a cabo por los ganaderos menorquines. En 2011 finalizó un estudio sobre la raza, un gran estudio genético llevado a cabo por prestigiosas universidades en el que se analizaron a cientos de ejemplares menorquines. Además, anualmente la asociación de caballos menorquines ofrece a sus socios catálogos de sementales con todos los datos posibles y se recogen todos los resultados de los caballos menorquines.
Este texto fue redactado por amazona_anas